miércoles, 31 de octubre de 2018

Historia cultural de España

 El enfoque optimista de España en positivo (título del libro publicado hace unos meses) y la idea de España global (que había propuesto hace tiempo) se van imponiendo en el Gobierno y también en algunos intelectuales. Por tanto, es momento de definir nuevos retos, para preparar el terreno a quienes encuentran placer en descubrir lo que ya estaba descubierto.

El más importante desafío tras la crisis catalana será elaborar un relato cultural de la Historia de España. Hay que poner de relieve nuestras aportaciones a la historia global, nuestra cultura plural y mestiza, y la existencia de un espíritu crítico desde el mismo comienzo de la modernidad. Lamentablemente, no hemos sabido hacer un relato convincente de la Historia de España en la etapa democrática. Existe, en cambio, una base histórica muy importante y una etapa reciente de enorme éxito. España es hoy una democracia plena y una economía avanzada, un país plenamente integrado en Europa y con relaciones privilegiadas con América. Esta es una plataforma idónea para elaborar una visión histórica ecuánime de nuestra rica cultura.

Tenemos historiadores muy destacables, como Juan Pablo Fusi, Ricardo García Cárcel o Santos Juliá. Igualmente existen hispanistas excelentes en Estados Unidos, Francia y Reino Unido. Sin embargo, sus lecturas de la Historia no llegan a nuestros jóvenes ni al público en general porque hemos renunciado a este aspecto esencial de la vida pública. Necesitamos una asignatura común en la educación secundaria en todos los territorios con una visión coherente de la Historia de España. Lamentablemente, nuestros jóvenes son ignorantes en este aspecto, y esto es grave para el futuro de la convivencia y de la democracia.

Como no hemos elaborado una Historia de España, otros la están haciendo. Por un lado, queda un poso nefasto de la historia oficial hecha por el franquismo. Aquella sí era una visión fuerte de la historia, que tiene una sombra demasiado alargada. Por otro lado, los nacionalismos irredentos han construido también lecturas dirigidas de la historia que ensalzan sus territorios y, de paso, falsean la Historia común. Un ejemplo serían las patochadas que se cuentan sobre el origen medieval de las naciones, o las falsas ideas recibidas sobre la presencia de España en América.

Una visión simplista de la Historia de España muy extendida se limita a una Edad Media fragmentada, el Siglo de Oro, una colonización de América llena de problemas, un siglo XIX terrible, y un siglo XX dividido, donde cada uno se alinea todavía con una de las partes en liza. Ante esta caricatura, hay que reivindicar una Edad Media llena de interacciones e hibridación cultural, un Renacimiento de gran intensidad, un Siglo de Oro sobresaliente, una presencia en América muy destacable, la Ilustración demasiado olvidada, un siglo XIX realmente nefasto, y un primer tercio del siglo XX en el que España se modernizó a pesar de todos los obstáculos. Aquella etapa es la de García Lorca, Buñuel, Picasso, Gaudí, Ortega y Gasset, Emilia Pardo Bazán, Ramón y Cajal, o Menéndez Pidal. La Guerra Civil y el franquismo deben ser interpretados como un largo paréntesis que parecía iba a apartarnos de nuestros pares europeos. La etapa democrática, sus éxitos políticos, sociales y económicos, y la integración en la Unión Europea y en la globalización han demostrado ampliamente que España se encuentra en la vanguardia mundial.


A la hora de reescribir nuestra Historia cultural, si debemos reivindicar una etapa, esta es el Renacimiento (décadas 1490-1550). El énfasis puesto en el extraordinario Siglo de Oro (sobre todo 1560-1660) ha hecho olvidar que España vivió un primer humanismo muy relevante. Fernando de Aragón, que de facto fue el primer Rey de España tras la muerte de Isabel, fue el modelo de príncipe para Maquiavelo. La primera gramática de una lengua romance la elaboró Antonio de Nebrija. Erasmo, Lutero y otras visiones críticas de la religión tuvieron una gran influencia. Carlos I tuvo que soportar una revuelta de las comunidades donde los ciudadanos reclamaban sus derechos. La misma reacción al encuentro con América y las condenas al trato que los españoles daban a los indígenas, desde Montesinos y Las Casas, son fenómenos muy modernos, que llevaron a la adopción de las Leyes Nuevas de 1542. La primera vuelta al mundo que completó Juan Sebastián Elcano en 1522 introdujo una temprana visión global. Esa etapa brillante está representada en la imagen, con tres textos fundamentales: las impresionantes Crónicas de Indias que se escribieron, la Tragicomedia de Calixto y Melibea, probablemente la primera obra literaria moderna en Europa, y el teatro de Torres Naharro, quien reflejó un mundo europeo lleno de intercambios culturales.

jueves, 11 de octubre de 2018

El banquete de la democracia


Forum 2000 es un think tank creado por Vaclav Havel, que desde Praga realiza una gran labor para la promoción de la democracia, los derechos humanos y las libertades fundamentales en el mundo. Este mes tuve el honor de ser invitado como orador a la conferencia Democracy: in need of acritical update?, en dos sesiones: National identity in a globalized world, y Democracy in Southern Europe.

En la conferencia se trataron los problemas de las democracias consolidadas, como el populismo y la corrupción. Por otra parte, en la reunión también hablaron jóvenes líderes políticos de diversos países del mundo que luchan por la democracia. Con acentos diversos, estos jóvenes nos contaron cómo se juegan la piel cada día en África, América Latina, el Mundo Árabe, y otras regiones cercanas a Europa. Una de las demandas más escuchadas fue que la Unión Europea no está haciendo lo suficiente en su acción exterior para defender la democracia y los derechos humanos en su vecindario y más allá.

La conclusión más llamativa para mí fue constatar la división del mundo en dos grandes áreas por lo que a la democracia se refiere. En la Unión Europea, Estados Unidos y otros países democráticos, los problemas de la democracia son importantes, pero se refieren al ajuste de un sistema que globalmente funciona. Es como si en un restaurante uno se queja de que hay un mosquito en la sopa, la carne está demasiado pasada, y la cuenta es demasiado elevada.

Fuera del restaurante, en cambio, hay muchos hambrientos que miran por las ventanas y están deseando entrar y comer esas viandas. Los países que no participan del banquete de la democracia sufren estando fuera y pasando privaciones que son mucho mayores de lo que los que están dentro sospechan. Es hora de que los que disfrutamos un grado de respeto de los derechos humanos y las libertades políticas en sistemas políticos que funcionan razonablemente, a pesar de todos los inconvenientes, empecemos a preocuparnos más de quienes están fuera.

martes, 18 de septiembre de 2018

La disgregación: un momento global peligroso


Francis Fukuyama ha escrito un post sobre el legado de Samuel Huntignton, que es de obligada lectura. En ese texto, Fukuyama dirige una carta a su colega fallecido para decirle cosas inquietantes. En sus obras, Huntington ponía el acento en el choque de civilizaciones, donde la cultura y la historia seguían siendo fundamentales; mientras Fukuyama resaltaba la homogeneidad de la globalización en los campos económico y político desde finales del siglo XX, en su "fin de la historia". 
El breve post de Fukuyama es en gran medida un reconocimiento de su derrota (aunque quiere dulcificar esa sensación). Acepta que, en el mundo actual, la cultura y la identidad son omnipresentes, y que la globalización no marcha tan rápido como esperaba. Por este motivo, en sus últimos trabajos, Fukuyama escribe contra la política basada en la identidad, Against Identity Politics, y critica el nuevo tribalismo, que puede poner en juego la democracia.

Desde el fin de la Guerra Fría el debate entre estos dos grandes titanes de las relaciones internacionales ha sobrevolado todo. A veces parecía que el fin de la historia y el consenso sobre los principios económicos y políticos era dominante, a veces era el choque de civilizaciones el que se imponía. Ahora, los comentarios de Fukuyama encienden una señal de alarma, porque la situación global está dirigiéndose hacia un choque, ya no solo en las fronteras entre civilizaciones sino también en el interior de los estados democráticos (y de la Unión Europea). Un choque más grave porque se produce en nuestras sociedades.

¿Cómo puede llamarse esta nueva etapa de peligro? Mirando a la historia reciente, pueden distinguirse las siguientes etapas:

1990-2000. Etapa de globalización y creación de un nuevo orden. Expansión de la democracia, solución de conflictos, creación de la Unión Europea, de la OMC y de otras instituciones internacionales.

2000-2008. Etapa de expansión de la economía y ascenso de los emergentes. La lucha contra el terrorismo no impidió el crecimiento del comercio, la revolución tecnológica y el ascenso de China.

2008-2016. Etapa de crisis financiera y económica. Una profunda crisis desveló los problemas del gran endeudamiento, los excesos, y la vulnerabilidad del sistema financiero, con repercusiones políticas.

2016 hasta la actualidad. Etapa de disgregación. Esas consecuencias políticas llevan a las sociedades a recelar de la globalización. El referéndum sobre el Brexit en junio de 2016 y la elección de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos en noviembre marcaron el inicio de una nueva etapa caracterizada por la disolución del consenso sobre grandes cuestiones globales. Surgen los particularismos, como el nacionalismo, la identidad política, y las dudas sobre la integración europea, el libre cambio, y las instituciones internacionales.

La disgregación se produce curiosamente en el mundo occidental, que ya no se ve unido ni por objetivos comunes ni porenemigos. Los grandes temas que habían unido antes, como la expansión de la democracia, la integración regional, la pacificación de conflictos, o retos globales como el medio ambiente y la tecnología, se abandonan. Los países con poder fuerte, como Rusia o Turquía, se encuentran cómodos en esta situación. Un signo del nuevo mundo, donde adquieren importancia el liderazgo y el populismo, sería la amistad repentina de Donald Trump con Kim Jong Un. En estas circunstancias, China se convierte en defensora del orden según las normas surgidas en la década de 1990. Cosas veredes!

Las fuerzas disgregadoras producen desorientación. Son expresiones de miopía y egoísmo, como el auge del nacionalismo o la crítica de normas e instituciones internacionales. Van contra el sentido de la historia. Frente a estas fuerzas centrífugas debemos mantener la confianza en principios y valores como la democracia, la paz, y la integración europea. Aunque Huntington tuviera razón, necesitamos a Fukuyama. Una comunidad global más pacífica, integrada y homogénea no va a imponerse de manera espontánea, y desde luego es más difícil de lograr de lo que habíamos pensado. Pero debemos mantener claros los objetivos y redoblar el esfuerzo. La otra vía a la que conduce la disgregación actual es la disolución del sistema y una etapa de enfrentamiento global. ¿Tras la etapa de disgregación vendría otra de enfrentamiento? Tenemos una tarea heroica delante.

lunes, 10 de septiembre de 2018

Chauvinismo y cadalsismo

En España somos bastante pesimistas sobre nuestro país y tenemos el hábito de auto-flagelarnos. Esto es un error si miramos la historia reciente de la democracia, que ha conseguido avances económicos, políticos y sociales impresionantes. Pero la excesiva autocrítica (que nos encanta) y los ataques injustos de los independentistas conducen a la actitud psicológica equivocada.

En el extremo opuesto se encuentran aquellos países que están muy orgullosos de sí mismos, y que alaban sin cesar todo lo que hacen y lo que son. El patrioterismo excesivo se llama chauvinismo, nombre que viene del soldado francés Nicolas Chauvin, un personaje legendario que apareció en obras de teatro populares en Francia en los años 1820.

De Chauvin, chauvinismo o chovinismo. Si tuviésemos que buscar cómo llamar la actitud contraria, de crítica excesiva a la propia patria, no habría mejor referente literario que José Cadalso, autor de Cartas Marruecas (1789). En aquel libro delicioso, Gazel, un embajador marroquí, va descubriendo los problemas de España y comparándolos con los de otros países europeos.

José Cadalso (1741-1782) fue un gran ensayista de la Ilustración española, buen conocedor de Europa, que vivió en Francia y en Inglaterra, y realizó el “gran tour” en su juventud. La decadencia del imperio español produjo en la sociedad un sentimiento agudo de auto crítica que está muy bien reflejado en la obra de Cadalso. ¿Se continúa aquel sentimiento hasta la actualidad? ¿Acentuaron los desastres del siglo XIX y la posterior Guerra Civil aquel estado de ánimo?

Sean cual sean las respuestas, si de Chauvin decimos chauvinismo, de Cadalso podríamos obtener “cadalsismo” para denominar la actitud excesivamente crítica y pesimista sobre un país, y “cadalsista” a quien la practica. Lean este magnífico fragmento de las Cartas Marruecas:

-Vergüenza tengo de ser española -decía la segunda-.
-¿Qué dirán las naciones extrañas? -decía la que faltaba.
-¡Jesús, y cuánto mejor fuera haberme quedado yo en el convento en Francia, que no venir a España a ver estas miserias! -dijo la que aún no había hablado.
-Teniente coronel soy yo, y con algunos méritos extraordinarios; pero quisiera ser alférez de húsares en Hungría primero que vivir en España -dijo uno de los tres que estaban con las tres.
-Bien lo he dicho yo mil veces -dijo uno del triunvirato-, la monarquía no puede durar lo que queda del siglo; la decadencia es rápida, la ruina inmediata.
-Pero, señor -dijo el que quedaba- ¿no se toma providencia para semejantes daños? Me aturdo. Crean ustedes que en estos casos siente uno saber leer y escribir. ¿Qué dirán de nosotros más allá de los Pirineos?
Asustáronse todos al oír tales lamentaciones. ¿Qué es esto?, decían unos. ¿Qué hay?, repetían otros. Proseguían las tres parejas con sus quejas y gemidos, deseoso cada uno y cada una de sobresalir en lo enérgico.
Yo también sentíme conmovido al oír tanta ponderación de males, y, aunque menos interesado que los otros en los sucesos de esta nación, pregunté cuál era el motivo de tanto lamento.
-¿Es acaso -dije yo- alguna noticia de haber desembarcado los argelinos en la costa de Andalucía y haber devastado aquellas hermosas provincias?
-No, no -me dijo una dama-; no, no; más que eso es lo que lloramos.
-¿Se ha aparecido alguna nueva nación de indios bravos y han invadido el Nuevo Méjico por el Norte?
-Tampoco es eso, sino mucho más que eso -dijo otra de las patriotas.
-¿Alguna peste -insté yo- ha acabado con todos los ganados de España, de modo que esta nación se vea privada de sus lanas preciosísimas?
-Poco importa eso -dijo uno de los celosos ciudadanos- respecto de lo que pasa.
Fuiles diciendo otra infinidad de daños públicos a que están expuestas las monarquías, preguntando si alguno de ellos había sucedido, cuando al cabo de mucho tiempo, lágrimas, sollozos, suspiros, quejas, lamentos, llantos, y hasta invectivas contra los astros y estrellas, la que había callado, y que parecía la más juiciosa de todas, exclamó con voz muy dolorida:
-¿Creerás, Gazel, que en todo Madrid no se ha hallado cinta de este color, por mas que se ha buscado?


martes, 4 de septiembre de 2018

Artículos interesantes sobre cuestiones internacionales



Al comenzar el curso, es conveniente repasar los estudios recientes publicados por los centros de pensamiento sobre Derecho Internacional y relaciones internacionales. En esta entrada vamos a seleccionar algunos artículos especialmente recomendables para lectura, publicados en los centros más importantes que trabajan en español. ¡Y recomendamos también visitar las webs, que ofrecen muchos otros!


La Revista Electrónica de Estudios Internacionales (http://www.reei.org/) publica el artículo Tráfico ilícito de migrantes y operación Sophia: ¿podría aplicarse de nuevo la responsabilidad de proteger en Libia?, de Andrea Cochinni. La situación de conflicto e inseguridad que vive Libia ha producido un terrible tráfico de inmigrantes desde Libia, lo que obligó a la Unión Europea a crear la operación naval Sophia para actuar en el Mediterráneo. La operación no ha podido funcionar correctamente, según el autor, debido a la falta de autorizaciones necesarias que deben provenir del propio Estado libio o del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El Real Instituto Elcano, el centro de estudios internacionales de referencia en España, ofrece en su web (http://www.realinstitutoelcano.org) una impresionante lista de trabajos sobre temas de actualidad. En su análisis La dimensión internacional de la ciberseguridad, Félix Artega demuestra que la cooperación es fundamental a la hora de regular el ciber espacio, y de mantener la operatividad de los instrumentos digitales que son hoy fundamentales para nuestra sociedad. Los más jóvenes dan por supuesto que las redes y las nuevas tecnologías están siempre funcionando, pero pueden ser objeto de ataques y debemos estar preparados para protegerlas. Por otra parte, el Real Instituto Elcano ha publicado también un especial sobre Mujeres, paz y seguridad, que presenta información muy relevante sobre este tema crucial.

El Instituto Español de Estudios Estratégicos (http://www.ieee.es/) pone el foco en un amplio espectro de materias. Hoy la seguridad incluye los aspectos más diversos, y el IEEE se ocupa también de las amenazas contra el medio ambiente. El trabajo de Mar Hidalgo García sobre Los ecosistemas marinos y la pesca enfatiza la relevancia de preservar el medio marino con el fin de hacer un uso más racional y sostenible de los recursos vivos en el futuro.

Pueden destacarse igualmente institutos y centros muy activos y de gran calidad en Iberoamérica (vean por ejemplo la Red Iberoamericana de Estudios Internacionales). Mencionaremos solo el siguiente trabajo publicado en la Revista Mexicana de Política Exterior, escrito por Lorena Ruano, La Unión Europea y América Latina y el Caribe: breve historia de la relación biregional, que dibuja una panorámica de las relaciones entre Europa e Iberoamérica en las últimas décadas.

Dentro de este campo, la Fundación Alternativas (http://www.fundacionalternativas.org/), otro de los más potentes think tanks españoles, ha estado igualmente muy activa. Destaquemos el trabajo reciente de Ángeles Sánchez Díaz sobre La renovación del Acuerdo de Asociación Unión Europea–México.

En el área de estudios sobre la paz, el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (https://www.iecah.org/) produce ante todo investigaciones sobre crisis humanitarias y el desarrollo. El texto Silencio y discreción, el precio de la ayuda humanitaria da una buena idea del trabajo que hacen.

En fin, las instituciones oficiales presentan también una nutrida lista de publicaciones, que son de gran interés para el estudio de la acción exterior de España. El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación mantiene un catálogo de las publicaciones disponibles en internet, accesibles para estudiantes, políticos, periodistas y el público en general. Entre ellas, puede mencionarse este Balance de la Actividad Consular en 2017, que en unas breves páginas explica los datos de la asistencia a los españoles en el extranjero.

lunes, 25 de junio de 2018

Primeros pasos positivos del Gobierno de Pedro Sánchez


El 1 de junio de 2018 pasará a la historia de la democracia española como el día en que un mismo Parlamento eligió a un Presidente del Gobierno distinto del anterior sin necesidad de elecciones generales. La moción de censura presentada días antes por Pedro Sánchez pudo prosperar porque el Congreso estaba dividido desde las elecciones del 26 de junio de 2016. La frágil mayoría conseguida por Rajoy, sustentada por Partido Popular y Ciudadanos parecía más factible que la otra mayoría posible con participación de muchas fuerzas diversas en la izquierda y el nacionalismo. El hartazgo sobre las actitudes displicentes de Mariano Rajoy y la evidencia de una corrupción rampante en el PP, puesta al descubierto por el buen funcionamiento del Estado de Derecho, hicieron insostenible su Gobierno y permitieron un respaldo parlamentario para la alternativa que presentaba el PSOE.

Mucho se hablará y se escribirá de este acontecimiento político. Aquí solo quiero destacar tres aspectos positivos que llaman la atención en los primeros compases del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. En primer lugar, ha tenido gran clarividencia política al no sentirse condicionado por los apoyos de la investidura. La moción de censura era un momento solemne, como indica la Constitución, en el que quienes votaban conocían las consecuencias. Esto hace que el flamante Presidente llegue a Moncloa sin hipotecas con respecto a los partidos que le votaron, y con respecto a los barones de su propio partido.

En segundo lugar, el nombramiento del nuevo Gobierno ha sido una demostración de profesionalidad y calidades personales. El artículo 100 de nuestra Constitución es muy breve y prácticamente dice que un Presidente puede hacer ministros a quienes quiera, sin requisitos especiales. Pedro Sánchez ha sabido rodearse de un grupo de excelencia, en el que no solo destaca una mayoría de mujeres, lo que ha sido valorado positivamente dentro y fuera de nuestro país, sino que además destaca por el profesionalismo y los méritos de los designados. La conformación de este grupo de gran calidad ha demostrado una gran capacidad de iniciativa del Presidente y ha acallado las críticas que en otras ocasiones se han hecho a la formación de Gobiernos con demasiado tinte político.

Finalmente, en tercer lugar, la actitud de Pedro Sánchez frente al problema más grave que afronta España en nuestros días, el independentismo catalán, ha sido muy clara en los primeros compases de su Gobierno. Es cierto que voces como la de Meritxell Batet o, desde Cataluña Miquel Iceta, acentúan la necesidad de diálogo, pero también es verdad que otros pesos pesados en el Gobierno y en el PSOE insisten en la necesidad de que los separatistas atrincherados en la Generalitat abandonen sus pretensiones unilaterales de continuar el simulacro de procés antes de proceder a una total normalización de la vida política. Teniendo en cuenta las grandes irregularidades que supuso el proceso unilateral y la división social que ha provocado entre catalanes, lo más correcto sería que el independentismo declarase que abandona la deriva que ha impulsado durante los últimos años. Un gesto de ese tipo serviría para poder afrontar un futuro de dialogo político sobre nuevas bases.

Más allá de estos comentarios sobre evoluciones recientes, la presencia de Pedro Sánchez en la Unión Europea presenta grandes posibilidades de entendimiento con Emmanuel Macron y con otros líderes moderados. Teniendo en cuenta la relativa debilidad de Merkel, las incertidumbres en Italia y el desconcierto sobre el Brexit, la UE recibe al nuevo Presidente español con esperanza, porque la Unión está necesitada de nueva inspiración, y esta puede ser una oportunidad idónea para España y para el conjunto de la UE.

jueves, 17 de mayo de 2018

España en positivo

Mi nuevo libro España en positivo ha sido publicado por la Universidad Complutense. Se trata de un ensayo ameno, que pone de relieve las razones para creer en el proyecto político colectivo de España. Frente a las críticas de los independentistas y de algunas fuerzas políticas que ejercen la auto-flagelación, vivimos en uno de los mejores países del mundo. Es una democracia plena, una economía avanzada con protección social, uno de los países más seguros del mundo con la mejor situación para la mujer, y un Estado plural con gran riqueza cultural. Debemos sentirnos orgullosos de todo lo conseguido en las últimas décadas, y seguir trabajando para hacer un futuro mejor.

El libro contiene los siguientes capítulos:


1. La realidad y el relato independentista catalán
2. La ruptura de España en el contexto internacional
3. Importancia de la Constitución de 1978
4. La construcción nacional en España y en Europa
5. Diez razones para creer en el proyecto político común
6. Un Estado fuerte y plural para actuar en Europa y en el mundo
7. Conclusión: por un patriotismo inclusivo.

ISBN 978-84-8481-197-8
216 páginas
PVP: 18 euros
Publicaciones de la Facultad de Derecho UCM
libder@der.ucm.es 

Texto de la contraportada:

Este libro ofrece una visión optimista de España en consonancia con la etapa de éxito colectivo que hemos vivido desde la Constitución de 1978, que ahora cumple cuarenta años. En este tiempo, España se ha convertido en una democracia plena, una economía social avanzada y uno de los Estados más descentralizados del mundo. Es miembro activo de la Unión Europea y participa en la globalización. Frente a los ataques injustos de los independentistas, es importante subrayar las ventajas de nuestro proyecto político en común, y proyectarlo hacia el futuro. Debemos concienciar a los jóvenes de la necesidad de un patriotismo constitucional europeo sobre bases democráticas, que asegure la convivencia en paz, y que permita afrontar entre todos los retos del futuro.